Los motivos para ir a Burkina Faso que no conocías y te van a convencer

El destino que hoy nos ocupa es la raíz del continente negro; uno de los lugares más antiguos del mundo, que se debate con otras zonas de África ser el punto del nacimiento de la civilización humana. Aun así, sólo acabamos de empezar. Descubre los motivos para ir a Burkina Faso que no conocías y te van a convencer.

El mercado de Gorom Gorom

Dicho así de primeras puede parecer que esta visita no sea algo que guste a todos. Sin embargo, es necesario que sepas que esta actividad es todo un acontecimiento en el lugar, celebrándose cada jueves.

Más allá de la función económica de todo intercambio, el mercado de Gorom Gorom tiene una fuerte esencial de carácter social donde propios, vecinos y extranjeros se mezclan. La sensación, idéntica a la de hace siglos, te fascinará.

Te encontrarás con dos tipos de puestos principalmente, siendo los más sofisticados aquellos que están sostenidos por ramas y se cubren de paja.

Como seguro que has visto en muchas películas, te encontrarás con mujeres que cargan voluminosos paquetes en su cabeza, con la única intención (además de la compra en sí) de alardear de su buen equilibrio.

Importantes diferencias culturales

En Burkina Faso se cuentan 67 etnias. Estas, más que por sus características físicas, se diferencian unas de otras por sus rasgos culturales. Unos son heroicos, otros, luchadores, los hay edificadores de casas de adobe pulido…

Obviamente, tendrías que hacer un viaje muy largo para conocerlas todas; sin embargo, no podemos dejar de aconsejarte que investigues un poco sobre algunas y que te animes a adentrarte en las zonas menos turísticas del lugar pero que mantienen toda su esencia. Eso sí, todos tienen en común algo muy importante, un protocolo de hospitalidad para las bienvenidas en el cual se vuelcan al cien por cien.

El lago de los cocodrilos sagrados

Una de las etnias, los mossi, han creado un lugar llamado el lago de los cocodrilos sagrados. Es impresionante ver cómo los turistas se pueden acercar con tranquilidad a estos animales, que no atacan, pues son alimentados a conciencia.

Por otro lado, no está de más saber que esta población tiene la creencia de que los cocodrilos son la representación de cada uno de los ancianos de su aldea, existiendo incluso un paralelismo en la vida anciano-cocodrilo.

Bobo-Dioulasso

Es la segunda ciudad el país y destaca por dos cosas principalmente.

Por un lado nos encontramos con un dinamismo musical que la hace famosa nacional e internacionalmente; un lugar donde vas a vivir en carnes propias esos despliegues de bailes y cantos que tanto vemos en los títulos hollywoodienses.

Por otro, nos encontramos con una confluencia de dos paisajes totalmente opuestos que vienen a ser una delicia visual. En el Norte, por la zona de Sahel, vemos paisajes secos y áridos. Estos entran en contraste directo con los bosques frondosos y verdes cercanos a las cascadas de Tarfiguela. Más al sur, incluso, los paisajes incluyen tanta agua que se puede cultivar arroz a raudales.

Siete Mezquitas de Bani

En Bani se dispersan, por sus colinas, siete mezquitas importantísimas y de gran belleza. Además, también hay una en Bobo, que es un ejemplo más que bello de arquitectura sudanesa. Incluye vigas de madera sobresalientes sobre una fachada blanca impoluta.

Santuario de los Reyes Ghan

Banfora es una etnia destaca del país y cuenta con 29 reyes en su dinastía. Sus tumbas están abiertas a las visitas si te acercas al lugar, Santuario de los Reyes Ghan, en Obiré. Dato extra sería decir que los hipopótamos son sagrados para ellos y que es bastante común encontrarlos.

¿Por qué no ir a las islas Seychelles es un sacrilegio?

¿Quién no ha pensado en alguna ocasión en hacer una escapada o una luna de miel a unas islas paradisíacas? Todos, incluso los que no somos de playa, lo hemos pensado. Sin embargo, hay quien piensa que los destinos demasiado idealizados no son una opción tan impresionante como deberían y, por ende, prefieres buscar destinos alternativos. Si eres de estas personas te vamos a contar por qué no ir a las islas Seychelles es un sacrilegio. Un topicazo, sí, pero de los que merece la pena disfrutar.

¿Qué tienes las Seychelles?

Veamos cuáles son los motivos por los que jamás deberías perder la oportunidad de volar hasta este complejo de islas.

Playas

Nada más comenzar, ¡tacatá! te encuentras con que en este paraíso se encuentran las playas Georgette y Lazio, consideradas de las más bellas de todo el planeta. Estas incluyen arrecifes de coral en el primer caso y una siembra de rocas de arenisco rosa perfectas y de formas impensables en el segundo.

Además, como récord nos encontramos con la playa de Source d´Argent, en La Digue, que es la más fotografiada del mundo. Imagínate cuál será su belleza. Sea comos ea, añade el espectáculo que supone ver el paseo de tortugas gigantes (de verdad) por cualquier parte.

Paisajes

Cabe resaltar que, aunque el archipiélago cuenta con 115 islas, sólo se habitan una treintena. Esto hace que exista una importante cantidad de paisajes vírgenes con hasta 900 especies endémicas de peces en sus orillas. Las montañas se invaden de selva por completo.

Clima

De su clima destacamos una oscilación térmica que no se sale de los 24 a 32º C en el año. No existen las oleadas de calor ni hay abrigos en los armarios..

Productos típicos

Si te acercas a Victoria, que es la capital más pequeña del mundo, en Mahé, vas a poder disfrutar de todo tipo de recursos turísticos tal y como si te encontrases en cualquier otro lugar.

Vas a disfrutar de productos típicos como son las calabazas gigantes, los mangos, el pescado fresco o las papayas, bolsos hechos a menos de bambú, especias, joyas de perlas…

Recursos turísticos

Pero vas allá de los productos típicos de cada lugar, también nos encontramos con recursos turísticos para hacer una visita.

Por ejemplo, no puedes perderte el templo hindú, unas cuantas decenas de casones coloniales, tanto del dominio británico como del francés, mejor o peor conservados o una réplica del Big Ben.

La huida de los rohingyas hacia Blangadesh

Los rohingyas son una minoría musulmana que vive en Myanmar, un país budista y con una alta devoción religiosa. Son, declarados por ellos mismos, indígenas descendientes, en su mayoría, de los colonos que vivieron en la zona en los siglos XIX y XX.

La práctica activa de ambas religiones, islámica y budista, unida a un gobierno militar, hizo que en el año 1982, esta minoría fuese despojada de su nacionalidad, pasando a ser -y aún siendo a día de hoy- inmigrantes ilegales tanto en la antigua Birmania como en Bangladesh, el país vecino.

Desde entonces, los abusos a esta población han sido intermitentes. Sin embargo, todo cambió en el año 2012. Fue en este año en el que se produjeron choques entre las comunidades más notorios, incluyendo la muerte de decenas y decenas de personas, aunque la mayoría compuesta por los islámicos. Una de las acciones desencadenantes de esta persecución de la que hablamos hoy fue la quema de aldeas, que obligó a que 120000 rohingyas huyesen, terminando como desplazados en varios campamentos birmanos.

En 2016 se pasó a vivir una auténtica campaña de terror que duró cuatro meses y en la cual eran actuaciones sistemáticas las violaciones, ejecuciones, detenciones en masa, y destrucción de aldeas. En teoría, dichas actuaciones surgieron para calmar la situación derivada de algunos ataques fronterizos que supuestamente fueron llevados a cabo por rohingyas insurgentes. En este caso fueron 74000 los islámicos los que tuvieron que huir hasta unos campamentos que ya llevaban 4 años atestados.

El siguiente agosto el Ejército volvía a la carga después de que, esta vez sí, algunos rebeldes rohingyas atacaran a las autoridades y provocasen 12 muertes. Más brutalidad, más recrudecimiento, más aldeas incendiadas y más ejecuciones.

Parece más que evidente que lo que el ejército desea es deshacerse de la minoría. Esta afirmación se desprende del hecho de que los militares, tras espantar, violar y asesinar, también destrozase cosechas, quemase viviendas de inocentes y robase o matase el ganado, asegurándose de que la población no pudiese continuar viviendo de los recursos de la zona.

En este caso el éxodo terminar por unir a medio millón de rohingyas que se hacinan en campamentos fronterizos.

Algunos, unos 11000, tienen la suerte de haber recibido recursos para construir cabañas de bambú en una ladera de la ciudad de Balukhali. Sin embargo, poco ha durado la buena suerte puesto que hace nada un ciclón destruyó sus refugios. El alimento es escaso, los monzones y clclones, continuos y ya se conocen nuevas y próximas operaciones militares en la zona.

Los que han pasado la frontera no corren mejor suerte puesto que no pueden acceder a empleos (algunos hombres trabajan en el arroz o en las salinas por menos de un uro al día), los niños no son escolarizados ni se accede, por supuesto, a la sanidad del país vecino. De hecho, Bangladesh no tiene intención ninguna de eternizar su estancia y ya se está perfilando un plan para aislar a los rohingyas en una isla en la bahía de Bengala.

Estos sucesos hacen que los rohingyas se hayan convertido ya en una de las minorías más perseguidas de todo el mundo.

¿Es buena idea hacer un safari con niños?

Aunque ver animales suena la mar de interesante como reclamo para entretener a los más pequeños… ¿de verdad es buena idea hacer un safari con niños?

En este artículo veremos cómo podemos realizar el viaje de nuestros sueños mientras que nuestros hijos lo pasan en grande y se funden con la naturaleza y con una cultura diferente.

Recursos a tener en cuenta

Medios de transporte

Obviamente, el número de horas de vuelo desde nuestra ubicación hasta el país indicado no se puede modificar, a no ser que nos metamos ya en viajes con transbordo y alojamiento en distintas ciudades, lo cual no aconsejamos si nuestros peques están preparándose para ver animales por todas partes.

Por otro lado, te aconsejamos optar por un camión chill out 4 x 4. Estos ofrecen la comodidad necesaria para pasar varias horas, así como recursos para que los pequeños jueguen, se diviertan y aprendan sin cansarse o desesperarse así como, por supuesto, garantizar el descanso adecuado.

Lago Naivasha

Lo que sí podemos elegir muy sabiamente es la paradas que hacer en el país de destino. Un safari para niños en África es ideal si tenemos como destino Tanzania o Kenia. Una muy buena opción es volar hasta Nairobi porque muy cerca te encuentras con el lago Naivasha, recurso ideal para mostrar a los peques y poder enseñarles cantidad de cosas mientras tomáis un descanso. Este tiene un precioso bosque de acacias amarillas y nos permite pasear en barca.

Contacto con la tribu Masai

Ya entrados en materia, algo imperdible para los pequeños -y también para los mayores, la verdad- sería compartir algunos momentos con alguna tribu.

En Masai Mara, por ejemplo, se montan actividades específicas para un safari con niños. Los propios masais los esperan y les adentran, de maneras diferentes y divertidas, en su cultura. Pueden usar el tirachinas, buscar huellas de animales o plantar un árbol con el propio nombre de tus hijos y estos se volverán locos de emoción mientras aprenden modos de vida y valores.

Si la estancia en el lugar es de más de un día, los peques también podrán visitar un poblado cercano e incluso ir a una escuela masai para compartir juegos típicos con los niños del lugar.

¿Y el safari?

Obviamente, meterse en materia también es una idea excelente; todos los niños aman ver animales y conocer más de ellos. Por este motivo, busca un guía que domine tu idioma y pupeda dar información interesante que cautive a los pequeños. Esto te servirá, además, para poder charlar con ellos y afianzar conocimientos.

Maravíllate con el Puente del Dragón en Da Nang

Vietnam es un país que te maravilla por su naturaleza. Sin embargo, también cuenta con ciertos recursos hechos por el hombre que merecen toda tu atención si decides tomar este lugar como destino. Un ejemplo claro de esto es el Puente del Dragón, del cual te hablaremos hoy.

El Puente del Dragón

El Puente del Dragón es una construcción que se encuentra en Da Nang, Vietnam, y que, efectivamente, tiene la forma de este mitológico animal.

La construcción, que une el centro de la ciudad con el aeropuerto y algunas playas, tiene una medida de 666 metros de longitud y 40 de anchura. Este flota sobre el río Han. Cuenta con sis carriles que permiten el paso de vehículos a motor, ciclistas y peatones.

Su construcción fue hecha por Louis Berger y Amann & Whitney, duró casi cuatro años y tuvo un coste de nada más y nada menos que 88 millones de dólares, hecho que, como es de suponer, supuso -valga la redundancia- una enorme polémica, levantando a una importante parte de la población, que vio -y sigue viendo-  inaceptable el gasto.

Por supuesto, hay quien se siente indiferente y también quien piensa que realmente el gasto es amortizable, pues se trata de una construcción que, quieras que no, atrae mucho turismo en cualquier época del año.

Y es que, además de su longitud y su forma (que ya es motivo suficiente para verlo aunque sea una vez en la vida), este se ve iluminado cada noche por unos cuantos miles de luces LED, consiguiendo crear una vista magistral. Pero es que, además de esto, nos encontramos con que los fines de semana, cuando dan las 21:00 horas, el dragón lanza fuego por sus fosas nasales. Sí, tal cual lo estas leyendo.

Como puede suponer, se trata de un auténtico reclamo para propios (que ya habrán tenido tiempo de sobra de verlo, pues su construcción concluyó en 2013) y extraños. De hecho, y aunque se puede ver y transitar sin ningún tipo de restricción, el Puente del Dragón de Da Nang forma parte de muchos paquetes turísticos del país, ofreciendo incluso el acudir desde otras ciudades solamente para verlo.

¿Qué opinas tú de esta construcción? ¿Crees que es demasiado? ¿Te gustaría visitarlah?

¿Quieres perderte en Polinesia? Descubre su destino estrella, Bora Bora P2

Continuamos hoy presentándote un destino turístico típico: Bora Bora. Descubre en esta ocasión en qué playas relajarse y cuáles son los tipos de alojamiento que encontrarás en este paradisíaco lugar.

Las playas de Bora Bora

La playa de Bora Bora se caracteriza por incluir laderas verdes muy cerca de la costa. Su paisaje volcánico hace que nos encontremos en altura a pocos metros del mar.

La arena de la costa es prácticamente blanca, y el agua, de un perfecto azul celeste cristalino que cuando se oscurece por la profundidad sigue siendo puro, estando el mar completamente limpio y repleto, eso sí, de especies animales.

Contamos con la playa Bora Bora Intercontinental Resort, que une lo anterior con deliciosos jardines tropicales. Sin embargo, como puede que ya hayas deducido por su nombre, esta es privada, con todas las demás playas de la isla.

La excepción la pone la playa de Matira, en la que podrás bucear y descansar tomando fruta fresca que se prepara al momento. También puedes disfrutar de unas espectaculares vistas al monte Otemani si acudes a la playa pública Motu Piti Aau,

Alojamientos típicos en Bora Bora

Los principales alojamientos que vas a encontrar en Bora Bora son bungalows, resorts y villas flotantes.

Bungalows en Bora Bora

Son completas casitas de 15 metros cuadrados en adelante que incluyen habitación, cocina, bañ, jardín y que se encuentras unas pegadas a otras, generalmente en línea o en líneas más cortas en bloques de varios bungalows, generalmente rodeados de jardines de los cuales cada cual tiene una porción particular.

Por supuesto, vas a encontrar desde los más pequeños y modestos espacios hasta todo tipo de lujos que se puedan ofrecer en este tipo de alojamientos.

Resorts en Bora Bora

El resort es, quizás, el alojamiento más demandado. Se trata del menos económico pero, por lo general, los viajeros ponen en práctica el “es una vez en la vida” y se dejan llevar por la grandiosidad de estos lugares, que ofrecen todo tipo de servicios complementarios al alojamiento.

Tienes parques infantiles, todo tipo de servicios de comida, spa, gimnasio, programación y contratación de excursiones y actividades marinas, desplazamiento al aeropuerto, masajes, pistas deportivas, piscina, bañeras privadas de hidromasaje, tiendas y otras actividades similares que ponen la guinda a un pastel ya de por sí dulce.

Villas flotantes en Bora Bora

Las villas flotantes están construidas en grupos medianos y cada una de ellas se separa de las cercanas por unos cuantos metros, los suficientes.

Su principal característica es que se sitúan por encima del mar, en la zona de la orilla, lo que hace que, irremediablemente, disfrutes del sonido marino para relajarte y que, obviamente, puedas pegarte un chapuzón conforme se te antoje.

Por lo general son bastante modernas y lujosas puesto que el implacable turismo ha creado una enorme demanda. Sin embargo, aún puedes encontrar alojamientos más propios del lugar flotando sobre el mar.

¿Te perdiste la parte 1 de esta presentación de Bora Bora? Pincha aquí para descubrir más de este paradisíaco lugar.

¿Quieres perderte en Polinesia? Descubre su destino estrella, Bora Bora

Hoy traemos un destino típico, de esos que la inmensa mayoría desea; una isla paradisíaca de aguas transparentes en un ambiente exótico. ¿Quieres descubrir qué ofrece Bora Bora? ¡Ven a perderte a la Polinesia! Te contamos hoy todo sobre su ubicación y su clima y dejamos para la próxima semana otros detalles.

Ubicación: ¿Dónde está Bora Bora?

Bora Bora -o May ti pora- forma parte de las Islas de la Sociedad, en el Sotavento de la Polinesia Francesa. Este atolón de 39 km2 se rodea de agua, teniendo Fiji al Este y Tahití al Sureste. En el conjunto de islas también se encuentran Maupiti, Raiatea, Huahin y Moorea. Está situado al Noreste de Nueva Zelanda.

Curiosamente, está separada del mar abierto por un gran arrecife, lo que significa que esta isla, que se rodea por un volcán extinto, se encuentra, realmente, en una laguna que ya escapa al mar, rodeada también de algunos islotes más.

La capital es Vaitape y forma parte de su municipio en conjunto con Tupai, una dependencia administrativa que, en la actualidad, está inhabilitada, Faaniu, Nunue y Anau.

¿Cuál es el clima de Bora Bora?

En Bora Bora vas a encontrarte con un clima dividido en dos estaciones: verano e invierno.

Al contrario que en nuestro caso, el verano es el momento de temporada baja. Este se da entre diciembre y marzo. Es una estación húmeda con bastante posibilidad de lluvia y con sensación térmica más alta aunque con picos de bajadas considerables.

En invierno -de junio a octubre- se da un clima más seco y los días suelen ser de completo sol, siendo la lluvia prácticamente inexistente.

En relación al día y la noche, la temperatura es prácticamente la misma, descendiendo quizás un par de grados cuando marcha el sol. Sin embargo, lo que sí cambia es la humedad, de manera que la sensación térmica sí es más acusada.

Del mismo modo, tampoco existe una enorme diferencia térmica entre el aire y el agua por lo que sumergirse en el mar es un enorme placer, tanto que no tienes que meter el pie para ver si “es soportable”. Por este mismo motivo, los amantes del contraste calor-frío, no disfrutarán -en ese aspecto- de las playas de la isla y sus alrededores.

Estas mínimas diferencias térmicas se deben a la cercanía del atolón al ecuador así como a factores relacionados con su ubicación mar adentro y otros.

A menudo, el clima de Bora Bora se describe como perfecto, haciendo de tus vacaciones toda una delicia imposible de superar.

Seguimos en nuestro próximo artículo.

Baile de máscaras en Bijagós; ¿te lo vas a perder?

Guinea-Bissau tiene muchas cosas que nos pueden resultar interesantes y motivo más que suficiente para viajar al país. Sin embargo, hoy queremos destacar el baile de máscaras en Bijagós.

Bijagós es un archipiélago al que nos trasladamos en lancha, disfrutando de los saltos de delfines a nuestro alrededor y del visionado de más fauna marina y aérea durante algo más de tres horas, montando desde el continente.

El carnaval de Orango

Orango Grande es una isla del archipiélago en la que se celebra un carnaval muy vistoso, el cual ha conseguido, en parte, aumentar el turismo de la zona estos últimos años.

Se trata de una tradición olvidada que nunca debió serlo puesto que su danza, su color, su música y sus máscaras son un auténtico espectáculo digno de disfrutar tanto por propios como por extraños.

Más allá de dicho espectáculo, se esconden un sin fin de tradiciones, creencias y una cultura férrea que se identifica con dichos actos, especialmente con la danza.

Y es que el baile de máscaras en Bijagós tiene un sentido mucho más profundo, relacionado con la espiritualidad y la comunicación con los ancestros; algo propio de las tribus y culturas aisladas en las que las ceremonias centenarias se mantienen intactas.

En este caso, durante el carnaval visten disfraces que van a representar hipopótamos, toros o tiburones martillo, que son los animales más sagrados del archipiélago.

También se crean coreografías con música y se hacen representaciones en las que los tambores están muy presentes, llegando al corazón de todo aquel que se acerca. Se trata, de hecho, de una experiencia mística, casi mágica.

Durante el baile de máscaras en Bijagós se aúnan bailes, ritos y música de todo el archipiélago. Incluso el propio rey hace un pequeño recorrido para dar a conocer las tumbas de sus antepasados.

BONUS: Recomendación

Si has leído la obra El antropólogo inocente, poco habrá que te podamos contar. Sin embargo, si no has tenido la ocasión y eres un amante de la lectura, la historia y la multiculturalidad, te aconsejo encarecidamente que te hagas con ella.

En este libro se habla de las ceremonias y otras situaciones propias de la cultura bijagó. Puedes leerlo antes de viajar o aprovechar tus horas de descanso en las playas de la isla para hacerlo.

Los jardines de las Mil y una noches de Marrakech – Parte 2

Ha pasado ya una semanita y volvemos para acabar lo empezado y contaros más sobre los jardines de las Mil y una noches de Marrakech.

Os contábamos que esta preciosa ciudad destaca en prácticamente todo el continente por su verdor, conseguido gracias a los múltiples jardines que allí se encuentran -y muchos más que ya no están-.

Después de haberle dado un repaso a Arsat Al Mamoun, Jacques Majorelle y La Menara, continuamos con otros preciosos jardines de Marrakech que no te puedes perder.

Jardines de Marrakech que no te puedes perder

Disfruta de otras 3 zonas verdes de la ciudad. Desde luego, no podrás decir que te faltan opciones para respirar aire fresco y deleitarte con aromas vegetales variados.

Palacio de la Bahía

En el palacio de la Bahía nos encontramos con un jardín encantador, diseñado con exquisito gusto y detalle a detalle. Por ejemplo, cuenta con fuentes de zellige de distintos colores que cuelgan de los muros. También destaca su pila de mármol situada en el centro de las parcelas verdes que centellea a la luz del sol o el sonar del agua en cada uno de sus centímetros cuadrados.

A su lado podrás ver el harem, zona destacable del palacio en la actualidad.

Mezquita Koutoubia

Prácticamente todos los parques de la ciudad son destacables, si bien, no podemos dejar de hablar de los situados alrededor de la mezquita Koutoubia, en los cuales te será difícil encontrar incluso un banco donde sentarte de lo visitados que son. Mejor llévate una toalla e improvisa un asiento en el suelo para disfrutar de un intenso atardecer en Marrakech.

Arsat Moulay Abdeslam

Terminamos con este arsat que en la actualidad se ha convertido en un parque botánico y cyber park, incluyendo incluso paneles didácticos; un destino ideal si vas a viajar con niños.

Y aunque lo ideal es siempre acudir a países exóticos con un pack de viaje cerrado pero personalizable, si vas a elegir tu hotel, no dudes en echar un ojo a La Mamounia; es espectacular.

Y si no la has visto, no te pierdas nuestra primera parte sobre los jardines de las Mil y una noches de Marrakech; ¡te encantará!

Los jardines de las Mil y una noches de Marrakech

África es un continente cálido, muy cálido, con un clima desértico que nos hace pensar únicamente en parajes marrones y plantas secas como las palmeras. Sin embargo, una exquisita excepción son los jardines de las Mil y una noches de Marrakech.

Marrakech, el modelo perfecto de ciudad jardín; sí, pero… ¿cómo?

En este lugar, conocida, por cierto, como ciudad roja, encontramos especies vegetales de todo tipo (todo lo que se puede plantar aquí, por supuesto). Podemos disfrutar del jardín más antiguo. También del que más famoso ha sido y seguirá siendo. Incluso cuenta con un jardín secreto. Marrakech es considerada, de hecho, el modelo perfecto de ciudad jardín.

‘Imposible’, dirán muchos. ‘¿Cómo?’, se aventurarán a cuestionar otros. Los cierto es que esta antigua ciudad imperial está perfectamente regada desde lo subterráneo gracias a un sistema de canales,los kettharas, que fueron ideados por los almorávides hace ya nueve siglos.

Es de esta manera cómo, desde palacios privilegiados, mezquitas, hammams y jardines históricos, Marrakeck se teñía de verde.

Los jardines de Marrakech que no te puedes perder

Existen aún a día de hoy claros ejemplos de jardines crecidos gracias a este sistema de canalización subterránea.

Arsat Al Mamoun

Este fue un regalo del sultán Sidi Mohamed ben Abdallah a su hijo. Como curiosidad, podemos destacar que fue el lugar que inspiró a Alfred Hitchcock para ‘Los pájaros’.

Tiene palmeras y olivos de más de 700 años, que conviven con limoneros, naranjos, melocotoneros, jacarandas y seis mil rosales en ocho hectáreas. Por supuesto, también cactus multiformes y una enorme cantidad de plantas aromáticas. La puntilla final la pone su hermoso huerto, en el que encontramos hasta 30 tipos diferentes de verduras que cada día 70 jardineros se encargan de cuidar.

Jacques Majorelle

En la parte moderna de Guéliz se encuentra el jardín en el que en su día Jacques Majorelle plantó su característico estudio azul. Posteriormente, en los años 80, los compró Ives Saint Laurent y es el lugar donde descansan sus cenizas.

En este jardín se disfruta del espectáculo visual que crea la composición de cocoteros, cactus, lirios y bambúes, entre otros.

La Menara

Terminamos, por hoy, con La Menara. Este lugar se encuentra a las afueras y suele ser un lugar de encuentro predilecto para quien quiere desconectar y divertirse al mismo tiempo. Se enmarca entre las montañas del Atlas, describiéndose por muchos como el jardín más romántico de África.

Hoy nos quedamos aquí. Continuamos contándote más sobre los jardines de las Mil y una noches de Marrakech en nuestro próximo post. ¡No te lo pierdas!

1 2 3 20  Scroll to top