Myanmar

Las 5 puestas de sol veraniegas más hermosas del mundo

Seguro que todos recordáis esa puesta de sol que os dejó arrebatados, ese paisaje que intentasteis retener en vuestra retina y en la memoria para regresar a él siempre que deseaseis. A nosotros también nos ha pasado, y por eso queremos recordar esos atardeceres de verano en los que el cielo se llena de colores y el silencio es la única respuesta ante tanta belleza. Y como nuestra memoria es corta y falible, ¡menos mal que teníamos la cámara con nosotros! Lo dicho: os presentamos las puestas de sol más hermosas del mundo… Leer Más

¿Dónde viajar en marzo? Los destinos más calurosos y atractivos

Se acerca marzo, y aunque muchos no lo sepan, se trata de un mes ideal para cumplir con nuestros sueños viajeros y atreverse con destinos lejanos o cercanos que nos ofrecen precio, buen tiempo y quizás la mejor ventaja de todas: pocas aglomeraciones. Respondemos a la pregunta de dónde viajar en marzo con un cuadro de los destinos más apetecibles, con datos sobre temperatura y precipitaciones. ¡Busca el buen tiempo y disfruta del sol! Leer Más

Viajar a Myanmar: un paseo por Yangón

Yangón, o Rangún, es la capital de Myanmar, una ciudad de más de cuatro millones de habitantes cuyo nombre significa “ciudad sin enemigos” y que recorrimos a pie, en taxi y en autobús durante dos días. Casitas coloniales, pagodas, mercados, salones de té… conforman una urbe que parece detenida a medio camino entre dos tiempos. Tradicional y moderna, la ciudad (como todo el país) se encuentra sumergida en una dinámica de cambio parecida a los vividos por Hanói o Nom Pen, con agudos contrastes entre dos modos de vida que pugnan por prevalecer. Caótica y vital, Yangón es la puerta de entrada en cualquier viaje a Myanmar, y no nos la podíamos perder. Te contamos nuestra experiencia paseando por la ciudad. Leer Más

Viajar a Myanmar: una visita al archipiélago Mergui, el paraíso de los `moken´

Más de 800 islas forman este archipiélago del mar de Andamán, al sur de Myanmar (o de Birmania, según prefiera emplear el lector la antigua o la nueva nomenclatura del país). Se trata de islas prácticamente inhabitadas, donde la jungla y la arena de sus playas conforman un paisaje único al que sólo se puede acceder por mar, pues no hay, dentro de las islas, carreteras de acceso ni paseos marítimos ni sombrillas ni resorts: sólo la naturaleza en estado puro, libre de cualquier construcción o edificación humana. Viajar a Myanmar tiene estas cosas: soledad, paisajes paradisíaco, y el encuentro con los misteriosos moken, un pueblo nómada que navega por el archipiélago en sus botes de madera, negándose a ser asimilados por la cultura birmana. Leer Más

Viajar a Myanmar: Ngapali Beach, un paraíso tropical en el Golfo de Bengala

En el Golfo de Bengala, en la costa occidental de Myanmar y a menos de una hora de vuelo desde Yangón, existen aún paraísos naturales escondidos de belleza apabullante. Ngapali Beach, situada en el estado de Rakhine, ofrece todo lo que sueña el viajero deseoso de unos días de relax: clima ideal, soledad, confort, palmeras, buena gastronomía, agua cristalina y una reconfortante brisa con olor a salitre, flores y madera. Si tu sueño es viajar a Myanmar, recuerda que en Ngapali encontrarás un paraíso tropical en pleno Sudeste Asiático. Leer Más

Viajar a Myanmar: un recorrido por la desigual presencia de la antigua Birmania en el cine occidental

Nuestra fascinación un tanto naif por el orientalismo ha hecho que muchos lugares aparezcan en la gran pantalla como deseo o representación de una suerte de paraíso en la Tierra, pero también como escenario de hazañas, principalmente bélicas, y sobre todo de aquellas que nutren la leyenda del infierno en vida que fue la sofocante contienda del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. En todo caso, el papel de Birmania en el cine ha sido y es, por encima de todo, el de escenario para el héroe occidental, generalmente norteamericano, ya esté atrapado en las lianas de una húmeda y oscura jungla o en los cielos edénicos y kármicos de la arrullante felicidad oriental. Leer Más

Viajar a Myanmar: un paseo por Bagán, la ciudad de los cinco mil templos

Empezaremos diciendo algo que resulta obvio para cualquiera que haya tenido la fortuna de viajar a Myanmar: la sola visita de Bagán justifica un viaje hasta este remoto país. Hacía ya mucho que ansiábamos visitar la antigua Birmania, pero por hache o por be siempre quedaba relegado tras otros destinos más urgentes. Y de todas sus maravillas, que son muchas, había una apuntada en nuestra agenda desde la lejana primera lectura del libro de Paul Strachan, Pagan, Art and Architecture of Old Burma, una apasionante inmersión en la historia de la antigua capital de los reinos birmanos y en los secretos de sus construcciones que descansaba en las baldas de la oficina desde el año 2006. Leer Más

Viajar a Myanmar: la Pagoda de Schwedagon

En lo alto de la colina Singuttara, en la ciudad de Rangún, nos encontramos por fin con un viejo objetivo: la fastuosa Pagoda Shwedagon, una de las más antiguas del mundo si damos crédito a la leyenda, que data su construcción hace la friolera de 2.500 años. Para ser justos, no podemos dejar de mencionar que los estudios más recientes y fiables la han datado entre los siglos VI y X, lo que no impide reconocer que, si no la más vetusta, es difícil encontrar una pagoda tan impresionante. Por un lado están sus 110 metros de altura, el equivalente a un rascacielos mediano y una rareza en un templo de estas características; por el otro, está su característica más evidente y notable y verdadero elemento atrayente para la comunidad budista internacional, pero también para el turismo de todo signo. Hablamos, por supuesto de, su derroche de lujo y riqueza, característica que hace de esta pagoda sagrada un must para cualquiera que haya decidido viajar a Myanmar. Leer Más

Viajar a Myanmar: la belleza de la colina de Sagaing

Muchos son los lugares y ciudades que apuntamos en nuestro cuaderno antes de viajar a Myanmar, pero también nos dirige el deseo ocasional de desviarnos de la ruta trazada en busca de algún regalo del azar. La colina de Sagaing, que habíamos borrado de nuestro itinerario inicial, fue una de esas sorpresas que deparan los viajes, al menos aquellos que se emprenden con el espíritu abierto de quien se deja llevar por el instinto, la casualidad y las anónimas sugerencias. Leer Más

1 2  Scroll to top