La mejor opción del verano: viajar a Etiopía

Se acerca el verano, y muchos viajeros deshojan la margarita para decidir destino, sopesando razones e inconvenientes: que si el clima, que si el presupuesto… Pues bien: desde Vertierra lo tenemos clarísimo. Si no puedes decidirte, nuestro consejo es que optes por viajar a Etiopía, una tierra llena de sorpresas que todavía conserva la virginidad perdida en tantos y tantos destinos masificado.

Fue la pregunta de una buena amiga la que activó la necesidad de un post como este. “¿A dónde irías este verano?”, me preguntó, y mi respuesta fue automática: Etiopía. “¿Y porqué?”. Y ahí empezó a fraguarse la entrada de hoy.

La pregunta no es baladí, pues hay muchos destinos e infinidad de lugares a los que ir al menos una vez en la vida. ¿Por qué, entonces, viajar a Etiopía? Hay muchas razones, pues la tierra de la Reina de Saba es un país de caminos, encuentros, sorpresas, misterios, experiencias… Hemos elegido sólo unas pocas, pues conviene (creemos), que el viajero se deje alguna sorpresa que megter en la mochila del asombro cuando llega a su destino, pero todas ellas son buenas razones, quizá grandes razones, y estamos seguros que, después de leerlas, este país acogedor y diverso entrará a formar parte de vuestros deseos viajeros.

Por su asombrosa diversidad cultural

Viajar a Etiopía_ chico SurmaAunque ya lo hemos relatado en otros posts de esta misma bitácora, no está demás repetirlo bien alto. En Etiopía habitan algunos de los pueblos y tribus más fascinantes del planeta. En la zona sur del país, en los alrededores del río Olmo, el viajero se encontrará con una veintena larga de etnias diferentes, entre ellas las célebres tribus guerreras de los Mursi y los Surma, famosas por la inusitada belleza de sus adornos corporales y la fiereza (desde la perspectiva occidental) de algunos de sus rituales. Los miembros de estas tribus de cultura milenaria embellecen sus cuerpos con elaborados ornamentos a base de pigmentos naturales y otros objetos sacados de su entorno natural, empleando también collares y sombreros de todo tipo, en un ejercicio de coquetería que les convierte en un ejemplo de arte vivo y en movimiento.

Viajar a Etiopía_desierto de DanakilUn poco más al este, en el cuerno de África, nos encontramos con la tribu de los Afar, más conocida como Danakil, de origen y rasgos árabes y conocidos por sus complicados peinados repletos de giros y tirabuzones. Habitan la zona más desértica de Etiopía, el llamado desierto de Danakil, un lugar donde las temperaturas superan los 60º centígrados y considerado una de las zonas más cálidas de todo el planeta. Pero hay más, pues la tierra de los Afar es tierra de volcanes, con algunos de las chimeneas de lava más activas del mundo, como los volcanes Erta Alé y Dallol, en cuyos alrededores se pueden contemplar los paisajes más hermosos del país, donde el azufre, el viento y la sal trasladan al viajero a espacios casi lunares, donde los colores de la naturaleza explotan en hermosos contrastes y donde la vida, como siempre, busca el espacio para su milagrosa supervivencia.

Pero hay más, muchas más, tribus amables, esquivas o fieras, pero dispuestas todas ellas a recibir al visitante siempre que se les muestre el debido respeto. Si te interesa saber más sobre ellas, te lo comentamos aquí.

Por la ceremonia del café

Viajar a Etiopía_ceremonia del caféNo es noticia decir que el café etíope es universalmente famoso, pues cualquier buen cafetero reconoce de inmediato el aroma, la textura y el sabor de la variedad arábica que se cultiva en el país. Etiopía es, por derecho propio, la cuna del café africano, y uno de lo spocos lugares esta mágica planta ha sido y sigue siendo el centro de la historia, la cultura y la economía de todo un país.

Casi todos los expertos coinciden en situar el origen de este cultivo en las variedades silvestres que crecen en el suroeste de Etiopía, en los bosques de la región de Kaffa, aunque hay quien dice que procede del sur, en concreto de la provincia de Sidamo. Sea como fuere, cualquier etíope coincidirá en una cosa: para disfrutar del mejor café de Etiopía, hay que acudir a los estrechos callejones de la ciudad amurallada de Harar, y acercarse, por supuesto, a su coqueto mercado.

El ritual del café, de origen lejano y sin duda centenario, es una de las ceremonias imprescindibles de Etiopía. Comienza con el tueste de los granos, que se remueven lentamente hasta conseguir su característico color oscuro. Una vez tostados, llega el momento de molerlos a mano en un mortero tradicional para después mezclarlos con el agua antes de verterlo todo en una jarra de barro a la que llaman Jebena. El café se sirve en tres tomas, cada una de las cuales recibe su propio nombre. Pero nada en Etiopía es casual, pues todo presenta una doble cara o utilidad: las brasas del ritual del café sirven también para quemar maderas aromáticas, como el sándalo o el incienso, con el doble objetivo de ahuyentar a los molestos mosquitos y conseguir un ambiente relajante y propicio para la charla y el intercambio de confidencias.

Por el milagro del teff, el “trigo de Etiopía”

(Por cortesía de Bernard Gagnon)

(Por cortesía de Bernard Gagnon)

El teff se consume en Etiopía desde tiempo inmemorial, quizá (según algunos) desde hace más de cinco milenios. No en balde es este uno delos países que, con este o con otros hombres, presenta una de las historias más longevas y vetustas del mundo. Desconocido para la mayoría de los occidentales, a pesar de su creciente popularidad entre los dietistas y expertos nutricionales, el llamado “trigo de Etiopía” es descrito por muchos expertods como “el alimento del futuro” por sus saludables características alimenticias. Libre de gluten, y muy rico en minerales, hidratos de carbono, fibras, proteínas y calcio, es una de las bases alimentarias de los célebres corredores etíopes. La actriz Gwyneth Paltrow ha declarado que se trata de su plato favorito, y otras celebrities, como Victoria Beckham, han declarado su pasión por este cereal.

Su cultivo es sencillo y muy apto para zonas áridas, lo que lo ha convertido en la base de la alimentación etíope, pues de él se extrae la harina con la que los etíopes elaboran la tradicional Ingera, el pan etíope que acompaña al estofado o wat. Además, los etíopes emplean la paja del teff en la construcción de chozas y tejados, mezclándola con barro y hierba obteniendo así el imprescindible adobe.

Por la música de Aster Aweke, la Aretha Franklin africana

("Aster Aweke" by Bef 2011 - Own work. Licensed under CC)

(“Aster Aweke” by Bef 2011 – Own work. Licensed under CC)

Aunque vive en los Estados Unidos desde la década de los 80 del pasado siglo, Aster Aweke nació en la legendaria ciudad de Gondar, muy cerca del lago Tara, en la zona norte de Etiopía. Idolatrada en su país natal, en 1997 celebró un mítico concierto en Addis Abeba al que acudieron 50 mil espectadores. “La voz del pueblo etíope” (pues así se la conoce) es una de las voces más importantes del continente africano. Su música, con claras influencias del blues y el soul, se aleja de los conceptos y prejuicios más usuales sobre la música africana, con una gran presencia del piano y de los instrumentos de viento.

Nos permitimos citar aquí a uno de los más célebres viajeros de nuestro país, el gran Paco Nadal, que hace ya algunos años le dedicó un hermoso post en su blog de El Pais: “Y cada vez que lo pongo en casa, vuelo sin alas por las desnudas montañas del norte de Etiopía, por las aldeas de barro cocido de las sabanas del sur, por los caminos polvorientos que llevan a Gondar y Axum, por los misterios insondables que perviven en los monasterios coptos. Me devuelve a la vida”.

Por el calendario etíope, un elixir para la juventud

«JulianusII-antioch(360-363)-CNG» de Classical Numismatic Group, Inc. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0)

«JulianusII-antioch(360-363)-CNG» de Classical Numismatic Group, Inc. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0)

Al viajar a Etiopía, muchos son los que se desconciertan ante el curioso calendario del país. El misterio de este calendario es, en realidad, bastante sencillo, y tiene una buena razón histórica: los etíopes, una de las naciones cristianas más antiguas del mundo, jamás abandonaron el calendario Juliano, el cual contiene doce meses de treinta días y un pequeño mes de apenas cinco, que en los años bisiestos se amplía a seis días. El año en Etiopía comienza, de hecho, en nuestro 11 o 12 de septiembre, en el mes etíope de meskeren. Hay, además, otra peculiaridad: los etíopes cuentan las 24 horas del día de manera diferente a la nuestra: nuestras 6 de la mañana son allí las 12 de la noche para ellos.

¿Y el elixir de juventud? También sencillo: el calendario etíope comenzó 7 años más tarde que el nuestro, por lo que hoy, allí, están en el año 2007. Así que ya lo saben: todos somos más jóvenes en Etiopía.

Por el misterio de sus iglesias escavadas

Viajar a Etiopía_lalibellaNadie sabe cómo se construyeron, y la leyenda cuenta que fueron doce ángeles los que descendieron de los cielos para, en una sola noche, levantar (o excavar) una de las maravillas más asombrosas del mundo. Las iglesias de Lalibella no pueden describirse con palabras: hay que ir a verlas y recorrer sus pasillos angostos, y comprobar que, después de todo, la magia quizá exista a tenor de la complejidad de unas construcciones que se levantaron en una sola pieza, en un alarde tecnológico que, ni siquiera hoy, somos capaces de igualar. Dicen por allí que en una de las iglesias se guarda una réplica exacta de las Tablas de la Ley, aunque nadie puede verla. Lo que sí es cierto es que los ritos cristianos que aún se celebran en estas iglesias mantienen la pureza de las antiguas celebraciones del cristianismo primitivo, con lo que el círculo del misterio se cierra sobre sí mismo. Viajar a Etiopía por primera vez exige acercarse a Lalibella: un viaje en el tiempo, pero también un trayecto por uno de los enigmas del mundo y del hombre.

 

Si quieres viajar a Etiopía, te invitamos a conocer nuestros programas aquí.

One Response to La mejor opción del verano: viajar a Etiopía

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please enter your name, email and a comment.