Viajar a la India: la ciudad dorada de Jaisalmer

Es difícil escoger una ruta idónea para conocer el país del loto. Muchas son las visitas “imprescindibles” para el viajero, y multitud las opciones, recorridos y trayectos. Pero si viajar a la India es encontrarse con la sorpresa y el mito, no puedes dejar de conocer la ciudad dorada de Jaisalmer.

En el noroeste de la India, resistiendo amurallada el asedio del polvo del desierto de Thar, está Jaisalmer, conocida como la “Ciudad Dorada” por el efecto que el sol del atardecer del Rajasthan ejerce sobre la piedra arenisca que moldea los palacios, murallas, tempos y demás edificios de la ciudad.

(Por cortesía de Silvia Reyes García)

(Por cortesía de Silvia Reyes García)

Palabra poliédrica y polisémica, Jaisalmer significa “El Fuerte de la Colina de Jaisal” en recuerdo de Rawal Jaisal, quien fundó la ciudad en el año 1.156 como capital de las tribus guerreras del desierto en una importante encrucijada de la ruta del comercio de especias. Como ocurre siempre en la India, el origen de la ciudad está envuelto en la sugerente neblina del mito religioso o la leyenda, pues la ciudad se construyó siguiendo una antigua profecía: los dioses Khrisna y Bhima habían anunciado la aparición de un reino guerrero en estas tierras. Esa es la razón de sus construcciones defensivas: un fuerte amurallado de más de 35 metros de altura defendido por 99 torreones.

Pocos saben que Jaisalmer se convirtió prácticamente en una ciudad fantasma. Fue en la década de los 70 del pasado siglo, cuando el auge del puerto de Mumbai alejó la actividad comercial de la ciudad. Sin embargo, el resurgir de la ciudad es un hecho a día de hoy, reinventada por mor del turismo, que acude en masa a ver las caravanas de camellos y su espléndida e inusual arquitectura.

El palacio, las mansiones y los templo de Jaisalmer

(Por cortesía de Silvia Reyes García)

(Por cortesía de Silvia Reyes García)

Colosal palacio-fortaleza, el palacio de la ciudad es una construcción de 7 pisos de altura considerada con justicia como uno de los palacios más hermosos e impresionantes de la India. Corredores, pasillos, celosías, patios, arcos de mil formas imposibles… Muchos son los atractivos de este lugar casi detenido en el tiempo donde brilla también el lujo de sus interiores: frescos, tejidos, muebles, esculturas, y hasta mosaicos europeos traídos de Holanda hacían envidiable la vida de los famosos rajás hindús.

No se quedan atrás las mansiones de la ciudad, erigidas por prósperos comerciantes desde finales del s. XVIII, con sus balcones labrados, sus patios decorados y sus puertas de madera, auténticas maravillas de la artesanía.

Y llegamos a los templos, auténtica huella digital de la India. En Jaisalmer, proliferan los templos jainitas, merecidamente célebres por la fastuosidad de sus tallas, con columnas adornadas con flores de loto y representaciones de los apsárases o ninfas acuáticas de la India y dedicados a las deidades ermitañas de Rikhabdevji y Sambhavnathji. Hermosos, misteriosos, cautivadores… las palabras son insuficientes para expresar las sensaciones que el viajero experimentará en estos lugares sagrados al resguardo de las cúpulas ojivales

 

 ¿Te han gustado nuestras fotografías? No dejes de visitar nuestras fotos de Jaisalmer en Pinterest!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please enter your name, email and a comment.